domingo, 9 de marzo de 2014

Bacalao "VICTORIA"

Siempre que viajo me gusta recorrer los mercados y plazas de las ciudades que visito. Ya lo dijo Feuerbach en su libro Enseñanza de la alimentación (1850): "El hombre es lo que come", y a mi me gusta saber como es la gente. Y como me gusta el comer más que a un gato un ovillo de lana, suelo comprar productos foráneos que por su carácter local o por su cultivo artesanal no puedo localizar en Madrid para luego darme el ágape en casa.
 
Y de mi último viaje a Asturias me ha traído unas fabes y el compango para preparar una fabada asturiana. Dos kilos de fabes, diez chorizos, otras tantas morcillas, lacón y panceta. Mucho parece, ¿no?.
 
Pues va a ser que no. Hace unos días montamos un "sarao" para 20 amig@s/compañeros de trabajo. Y nada, a comer fabada. Pero esto ya os lo contaré en otro post por que de lo que trata éste es del bacalao.
 
Y es que uno de ellos se ha tomado en serio eso de la hipertensión, lo del "sobrepeso"... vamos que ha decidido "cuidarse" y, por lo tanto, evitar la fabada.
 
Vamos a ver, Víctor, ¿cómo voy a consentir que te vayas de la fiesta o que sufras mirando cómo comen los demás?. Anda, llama a casa y di que no vas a comer, que ya te preparo algo ligerito yo, no te preocupes, le dije. Y así fue. Me acerqué a la tienda de ultramarinos-super-de todo un poco (estamos en un pueblo de Madrid que, aunque por su proximidad a municipios grandes, no deja de tener el encanto, las costumbres y el volumen de un pueblo) y esto fue lo que le preparé.
 
Bacalao "VICTORIA".
 
Me vais a disculpar porque no está todo el paso a paso como a mi me gustaría, pero es que en una oficina de obra, sin utensilios de cocina y con 24 "clientes" esperando para comer, algunas se me pasaron hacerlas. Pero tranquil@s, que la receta es sencilla. Ya veréis...
 
Ingredientes (4 personas):
 
600 gr. de bacalao fresco (congelado)
16 langostinos (congelados)
1 cebolla blanca grande
Sal común
Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
Cebollino (opcional)
 
Preparación:
 
Descongelamos el bacalao. Escurrimos y secamos en papel absorbente, y lo cortamos en porciones. Reservamos.
 
Descongelamos los langostinos. Los pelamos y reservamos la carne (como no podría ser de otra forma) y las cabezas.
 
Pelamos la cebolla. La cortamos en brunoise fina y la pochamos a fuego medio en una sartén con cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal, moviendo de vez en cuando para que no se nos queme, hasta que esté ligeramente dorada. Retiramos de la sartén y reservamos.
 
 
En esa misma sartén añadimos cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra, las cabezas de los langostinos (alguna más de los que utilicé pues compramos un kilo que Alejandro preparó al ajillo, ya daré también cuenta de esta receta), una pizca de sal y salteamos ligeramente hasta que comiencen a tomar un color rojizo.
 
 
En ese momento aplastamos las cabezas para sacar todo el jugo y añadimos 100 cc. de agua. Dejamos cocer un par de minutos, aplastamos nuevamente las cabezas y las retiramos. Añadimos un poco de AOVE, emulsionamos, reducimos ligeramente y reservamos en otro cazo.
 
 
De nuevo en esa misma sartén, y sin limpiarla que se nos va toda la sustancia, echamos un chorretón de AOVE y ponemos las tajadas de bacalao por la piel. Disponemos los langostinos por encima, un poquito de aceite y una pizca de sal, e introducimos en el horno precalentado a 180ºC entre diez y quince minutos (el tiempo dependerá tanto del grosor de la pieza como del punto en que os guste el pescado, aunque yo recomiendo lo justo tirando a menos para que quede jugoso).
 
Pasado este tiempo lo sacamos del horno y a emplatar.
 
 
Presentación:
 
En un plato hondo ponemos en el fondo la cebolla pochada (a la que habremos dado un golpe de microondas previamente para calentarla). Encima las tajadas de bacalao y los langostinos. Terminamos salseando con esa salsa "americana" también calentada un poquito antes en el microondas. Si tenéis cebollino, picáis un poquito y por encima.
 
Bacalao "VICTORIA".
 
¡Buen provecho!.
 
Al final Esther se apuntó también al bacalao y, al igual que Víctor, me dijo que salió muy rico. Me alegro. Por eso, en su honor, y dado que fue un triunfo, he decidido dedicarles esta receta y llamarla Bacalao VICTORIA. ¡Va por ustedes!.

Así que ya sabéis: si queréis triunfar..., hasta en el precio.
 
     600 gr.    Bacalao fresco (congelado) 6,00 €  
       16 ud.    Langostinos congelados (unos 200 gr.) 1,40 €  
         1 ud.    Cebolla grande (unos 200 gr.) 0,15 €  
     Sal común 0,01 €  
     Aceite de oliva virgen extra (AOVE) 0,20 €  
     Cebollino (opcional) 0,05 €  
Suma total…………………
7,81 €  
Coste por ración…………………
1,95 €  
 
 

16 comentarios:

  1. Buaaaaaaaaaaaaa. Lagrimones como puños me caían de pensar en esas cabecitas...
    Bakalao Victoria Total, lo tenías que llamar.
    Pues te lo pienso copiar, pero para tunearlo, sustituiré la cebolla por hinojo... ala!
    (La madre que te parió, platako, recetaka)
    ¡Ole Romero!

    ResponderEliminar
  2. Vaya platazo, que delicia máxime!!! Me lo pienso hacer para mi misma porque en casa el bacalao como que no, pero yo me pienso dar el gustazo, si señor! :)
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas formas no tiene que ver nada el sabor del bacalao fresco con el desalado. En cualquier caso, si no le gusta a los tuyos, prueba a hacerlo con merluza, gallo...
      Besotes.

      Eliminar
  3. que buenooooooooo plato bueno bueno y ya veo que en buena compañía así que doblemente bueno.
    un besote y feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  4. Wowwww riquísimo y super sencillo...!!! Me ha encantado esta receta y no dudes que la haré, queda anotada... ;)
    Besos y feliz domingo..!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la receta !! Feliz domingo !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por estar ahí, aún en la distancia.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  6. me estoy imaginando el sabor y salivo, donde vivo no suelen traer bacalao fresco pero como tu dices tambien tiene que quedar de lujo con otros pescados.
    Lo de la fabada me ha recordado a una peña que tiene mi marido los sabados para desayunar y eso fue lo que desayunaron el sabado pasado, un desayuno ligerito je,je......


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pregúntales a Víctor o a Esther... ¡No dejaron nada!.
      Por cierto, dile a tu marido que si aceptan socios en esa Peña...
      ;-)
      Besos.

      Eliminar
  7. Ufffff estoy babeando!!!! Me.encanta el bacalao de.cualquier manera pero con esta.salsita y las gambas tienes que.estar de muerte... Prometo hacerla!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro.
      Pues nada, cuando la hagas, nos llamas y NOS QUEDAMOS A COMER...
      ;-)

      Eliminar
  8. Menuda receta más rica y además nada difícil.
    Con tu permiso me la guardo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permiso concedido.
      Por cierto: BIENVENIDA.
      Saludos.

      Eliminar