sábado, 19 de octubre de 2013

Sepia a la plancha

Los primeros cefalópodos que vienen a mi memoria son los voladores (potas o luras), no se si fueron los primeros que comí en mi vida, pero mi madre hacía unas patatas guisadas con voladores que... ¡Cuánto hace que nos las como!. Lo cierto es que tampoco encuentro voladores en el mercado. Los vi no hace mucho en el mercado de abastos de Aranjuez, estaban congelados, pero frescos...
 
Después de los voladores, recuerdo la sepia. ¡Qué rica también!. Pero esta vez de las raciones de los bares. A la plancha. Con un toque de ajito. Ya más tarde, estuve trabajando una temporada en Valencia, y descubrí el sepionet y la salsa all i oli. Siempre que voy y los encuentro los como.
 
Finalmente el pulpo. Posiblemente fuera el último cefalópodo en probar pero, cuando lo probé: ¡no paré!. Encebollado, a la plancha, a feira, con cachelos, sin cachelos, con patatas, con garbanzos... Bueno, tal fue el punto que llegué a aborrecerlo. Ahora ya lo voy comiendo de nuevo, pero poco a poco.
 
Pues a lo que iba, que la sepia está muy rica y a falta de plancha en casa, la preparó en una sartén. Solo dos trucos: sartén antiadherente y fuego muy, pero que muy fuerte (y si es de gas mejor).
 
Ingredientes (4 personas):
 
2 sepias
6 dientes de ajo
Perejil fresco
Sal común
Aceite de oli virgen
 
Preparación:
 
Generalmente las sepias, en los mercados de Madrid, vienen limpias (como esta), si no os atrevéis con ellas, pedirle a vuestro pescadero que lo haga por vosotros.
 
 
Ya en casa la lavamos y retiramos la cabeza del cuerpo. Secamos con papel absorbente.
 
 
Cortamos parte del cuerpo en tiras finas (tipo tallarines) y el resto en daditos. Las patas podemos dejarlas juntitas o cortarlas también. A gusto del consumidor.
 
 
En una sartén antiadherente ponemos cuatro cucharadas de aceite de oliva y doramos los ajos pelados y finamente picados.
 
 
Antes de que se doren, y sin bajar el fuego, incorporamos la sepia cortadita a la sartén. Sazonamos.
 
 
Dejamos que se vaya haciendo removiendo de vez en cuando y teniendo la precaución de poner una tapadera pues al final salta bastante.
 
 
NOTA: no os preocupéis porque suelte agua la sepia, con el fuego vivo se evaporará.
 
Al final, antes de sacarla de la sartén, añadimos un poquito de perejil recién picado.
 
 
En cuanto al all i oli ya sabéis: mortero, ajos picados y machacarlo, y aceite, y majar, y aceite y seguir majando hasta conseguir una masa espesa. Pero como esto lleva mucho trabajo, o lo compráis hecho o en este enlace os cuento como preparar un falso all i oli (vamos, una mahonesa con ajo). Pinchad aquí.
 
Presentación:
 
En un plato llano colocamos la sepia recién salteada y en un cuenquito la salsa all i oli. Un tenedor, un poco de pan y... ¡buen provecho!.
 
Sepia a la plancha.
 

4 comentarios:

  1. ROMERO, que sigas teniendo esa virtud de convertir en una fiesta para los sentidos, hasta el plato más sencillo. Eso se llama alto nivel :)
    Besitos, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias GUISADORA.
      Cualquiera que lea tus comentarios, va a pensar que eres la Presidenta de mi club de fans... Jajajajaja.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Me encanta así la sepia, que rica y para una cena deliciosa!
    Besinessss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea. Y además no se tarda nada en hacer.
      Besos.

      Eliminar