domingo, 23 de junio de 2013

Minihamburguesas de morcilla de Burgos

Hace unos días me enteré del concurso que ha organizado Kitty Key en su blog http://mykittysoulkitchen.blogspot.com para celebrar su primer cumpleblog.

Por una parte enhorabuena por este primer año de andadura blogueril y por otra agradecerte la iniciativa.

Aquí va mi contribución con esta recetita (si se puede llamar así, por que es súper sencilla y súper fácil) a base de morcilla. La clásica morcilla de Burgos con un toque especial...

Espero que os guste.

Ingredientes (12 minihamburguesas):

1 morcilla de Villarcayo (unos 290 gr.)
12 panecillos de minihamburguesa
Canónigos (maché)
Tomate ketchup
Mostaza

Preparación:

Con la ayuda de un cuchillo retiramos los precintos metálicos de ambos lados de la morcilla y cortamos en rodajas de unos 1,5 centímetros de grosor (a mi me han salido 12 rodajas de una morcilla). Reservamos.

Ponemos en un cazo aceite a calentar y cuando alcance 150º C vamos haciendo de una en una las rodajas de morcilla, que las cubra el aceite. Dejamos freír entre uno y dos minutos, dependerá del gusto de cada uno (eso si, a medida que se van haciendo, el aceite se calienta más y es necesario menos tiempo de fritura).


Según se van haciendo las disponemos en un plato con papel absorbente. Reservamos.


Por otra parte abrimos con un  cuchillo los minipanecillos de las hamburguesitas. Ponemos en la base unas hojas de canónigos (también se le conoce como maché, aunque si no tenéis podéis utilizar rúcula, u otra hierba, incluso lechuga cortada finita).

Ponemos encima la morcilla y rematamos con un poquito de ketchup y de mostaza.

No tiene más. ¡A comer!...


Minihamburguesas de morcilla de Burgos.


Minihamburguesas de morcilla de Burgos.

NOTA: ahora ya depende de vuestros gustos y de vuestro tiempo pero le va muy bien un poquito de cebolla bien confitada, una rodajita de pepinillo, un poquito de queso... vamos, que podemos convertirla en una hamburguesa totalmente tradicional, ¡Y que me perdonen los burgaleses...!.

 

14 comentarios:

  1. ROMERO, que digo yo que los burgaleses tienen que estar encantados con estas 'mini-burgalesas', son un lujazo!!
    Besitos, Maestro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias GUAPA. No se como me he atrevido en llamarla "receta", si no tiene nada...
      Besitos.

      Eliminar
  2. Querido Romero, una receta estupendo como no podía ser de otra manera, pero con tu permiso, me quedo con la morcilla de mi tierra que con la mostaza le da un sabor agridulce muy peculiar. Un abrazo maestro..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa morcillita dulce de Teror...
      Bribón, tu si que sabes...
      Saludos.

      Eliminar
  3. Mire usted que suelo comer morcilla, tipo Burgos, pero nunca se me ha ocurrido oficiarla de esta manera, para ser más exactos, presentarla de esta manera. Normalmente la frío o la aso, los discos los pongo sobre una tosta y encima de la morcilla unas tiras de alegría.
    Tomo nota de esta presentación.
    Que pase buen día a pesar del gobierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Apicius.
      Y además se la puede tunear al gusto...
      Saludos.

      Eliminar
  4. ay por favorrrr pero que pecado mas grande!! esto a mi me enamora, que rico se ve, a la porra la dieta, jaja
    besos
    Silvia
    chup-chup-chup

    ResponderEliminar
  5. Qué idea más buena! Y bien sencilla :)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho la morcilla,asi que viendo lo fácil y rica que es, me apunto a probarla!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Romero! Vengo del "que te den morcilla" de Kitty y me ha gustado mucho tu idea, original y sencillita. Yo si la pruebo la haré con rúcula, que me flipa, jeje
    Por cierto, no tenía ni idea de que los canónigos también se llamaban "maché": hoy ya me puedo ir a la cama sabiendo una cosa más!
    Un saludín

    ResponderEliminar