martes, 21 de febrero de 2012

Caldo de carne

Un caldo siempre viene bien, y si es casero mejor que mejor, siempre sabremos lo que le hemos echado.

Nos puede servir, sobre todo en otoño e invierno, para prepararnos un consomé, hacernos una sopita (de fideos, castellana, de ajos, ilustradas...) o incluso servir de fondo para cualqueir otra preparación. Yo éste lo utilizaré para dos recetas que subiré en días venideros (una será pitu estofado al azafrán y otra un goulash de ciervo).

Como considero que se trata de una preparación básica, os la adjunto hoy como una nueva entrada. De todas formas, cada uno la hace a su forma, esta es natural, clarita, sin tostar huesos. En otra ocasión prepararemos un buen fondo de carne. Espero que os guste y que la empleéis.

Ingredientes (para unos 3 litros de caldo):

500 gr. de morcillo de ternera
3 huesos de caña
1 hueso de rodilla
1 carcasa de pollo de corral
2 puntas de jamón serrano
1 zanahoria
1/2 puerro
1/2 cebolla blanca
Sal común
3,5 litros de agua

Preparación:

Lavamos la carne, los huesos de caña y de rodilla y las puntas de jamón y las echamos en una olla junto con el medio puerro, la media cebolla, la zanahoria pelada y la carcasa de pollo sin grasa.


Sazonamos y añadimos agua hasta cubrir (unos tres litros y medio para estas cantidades, aunque dependerá de la olla y así saldrá de concentrado).


Ponemos a fuego vivo y vamos desespumando hasta que rompa a hervir.


En este momento bajamos el fuego al mínimo, tapamos y dejamos cocer durante dos horas.


Pasado este tiempo apagamos el fuego y dejamos que se atempere.


Retiramos todos los ingredientes y reservamos pues nos pueden servir para otras preparaciones, por ejemplo:

-          La carne de la carcasa del pollo se desmiga y para hacer croquetas, al igual que con el magro de las puntas de jamón.


-          El puerro, la zanahoria y la cebolla para comer en crudo, calentitas con un poquito de sal y aceite, o para hacer una salsa española.


-          El morcillo para servirlo de segundo plato con tomate y unas patatas fritas.


-          El tuétano de los huesos de caña, calentito, para untar en una tostada de pan.


Se desgrasa, se cuela y se reserva en el frigorífico. Si vemos que no lo vamos a usar en tiempo se puede congelar.



4 comentarios:

  1. Como me gusta este caldo,me lo tomo solo con un chorrito de limón...menudo manjar,un beso¡¡

    ResponderEliminar
  2. Que bien que sienta un caldico tan rico en estos días de frío.........y no tan frío en casa nos gusta en todas las estaciones. besicos

    ResponderEliminar
  3. Perfecto ese caldo, ROMERO de los fogones!! Guárdame el tuétano, que es lo que más me gusta cuando preparo un caldito :)

    ResponderEliminar
  4. Un caldo muy bueno para un montón de recetas :)

    ResponderEliminar